lunes, 26 de octubre de 2015

Jamborita en la Mina Eugenia de Bellmunt del Priorat, Tarragona.

Joan Abella i Creus.

En la década de los años veinte del pasado siglo, el Sr. Joaquím Folch i Girona (1892-1983) ingeniero, socio de Minas del Priorato, SA , y fundador de la empresa de fabricación de pinturas Industrias Titán SA, quien reunió unas de las mejores colecciones privadas de minerales del mundo, hizo analizar químicamente una parte de la muestra número 826 de su colección, por el resultado obtenido la clasificó como Morenosita, se trata de un mineral de color verde , producto de la alteración de la Millerita y procedente de la Mina Eugenia de Bellmunt del Priorat en Tarragona. Debido a su gran prestigio e influencia entre los aficionados y los profesionales de la mineralogía en la época, se clasificó como Morenosita todo mineral de color verde asociado a la Millerita procedente de este yacimiento, sin cuestionarse su naturaleza. En 1985 empecé a tener serias dudas sobre la verdadera naturaleza de las especies de alteración asociadas a la Millerita que aparecen en la Mina Eugenia, fundamentalmente por sus propiedades físicas y muy especialmente porque ninguno de los ejemplares estudiados era soluble al agua, una característica distintiva de la Morenosita, me sorprendía que el Sr. Folch no se hubiera percatado de tan elemental evidencia, pero no fue hasta principios del año 2000 cuando tuve la oportunidad de esclarecer mis dudas, al poder examinar el ejemplar en cuestión y observar que sobre la presunta Morenosita se extiende una capa micrométrica de Yeso casi imperceptible y también Calcita mucho mas visible, el yeso era el responsable de que el resultado del análisis obtenido fuera el de un sulfato de níquel y el calcio atribuido al carbonato, a la vez que este Yeso impedía comprobar la solubilidad del mineral de níquel en cuestión. Fue a partir de este momento que me planteé averiguar la verdadera naturaleza de este mineral.

Cuando empecé a realizar su estudio me percaté que se trataba de diversas especies, aunque me centré en aquella que sustituye los cristales de Millerita, llegué a la conclusión que podría tratarse de Jamborita, pero para estar seguro encargué diversos análisis tanto en centros nacionales como internacionales, pero ningún resultado concluyente, tres factores impedían su correcta caracterización, la escasez de muestra para poder realizar correctamente las difracciones de rayos X en los equipos de la época, la baja cristalinidad del compuesto y la omnipresencia de yeso en forma de microrecubrimiento, este mineral además falseaba el resultado dando Retgersita, no ha sido hasta fecha muy reciente y en parte debido a la posibilidad de realizar microensayos con mayor fiabilidad, que ha quedado aclarada la verdadera naturaleza de esta especie mineral, se trata de Jamborita, y coincide en el 99,5% con la fórmula actualmente admitida, también he podido identificar una Jamborita rica en cobalto, por lo que no descarto que en un futuro podamos identificar una nueva especie en este yacimiento.


Jamborita sustituyendo parcialmente cristales de Millerita de la Mina Eugenia de Bellmunt del Priorat en Tarragona, tamaño del ejemplar 27x21mm., colección y fotografía de Joan Abella i Creus.


El doctor Stuart J. Mills, en el artículo “Nomenclature of the hydrotalcite supergroup: natural layered double hydroxides” publicado en el Mineralogical Magazine, nº 76 de 2012, considera que la química de la Jamborita no está suficientemente bien definida como para asociar el nombre con una formula única, lo que podría conducir a desacreditar la especie actual y proponerse otras especies en su lugar. Aunque por el momento debemos clasificar los ejemplares de la Mina Eugenia como Jamborita a todos los efectos.

La Jamborita en el jacimiento de Mina Eugenia está siempre asociada a la Millerita, la primera constancia de su hallazgo se remonta a 1893-1894, fue en el primer nivel, se cortó un filón lenticular de Millerita de unos 6 metros de altura por unos 3 metros de longitud y unos 10 centímetros de espesor, la Millerita se encontraba en parte incluida en la Baritina, abundaba la Polydymita, pero la Jamborita en este hallazgo era escasa, y dada la poca alteración verde y la falta de antecedentes, la Millerita fue clasificada como Pirita Capilar, algunas piezas de Millerita eran excepcionales como la que fue regalada al entonces Jefe del Distrito Minero de Lérida, el insigne geólogo e ingeniero de minas Lluís Marià Vidal i Carreras (1842-1922), quien en 1914 la donó al Museo de geología de Barcelona, una pieza de Millerita cuyos cristales alcanzaban los 15 centímetros, lamentablemente en el transcurso de la guerra civil española se deterioró, pero aún hoy en día muestra cristales de 7 centímetros, y sigue siendo una de las mejores piezas de Millerita a nivel mundial. La mayor parte del hallazgo se tiró a las escombreras de la mina, incluso algunos ejemplares acabaron en las paredes del edificio de la fundición, construido en el año 1904, y solo unas pocas piezas quedaron depositadas en las dependencias de la Mina Eugenia sin el debido cuidado tanto por su fragilidad como por su naturaleza, lo que propició su alteración y en el año 1906, un año después de que este material se trasladara a la flamante casa de las minas, edificada en estilo modernista al lado de las antiguas instalaciones, el joven Joaquím Folch i Girona se percató de las piezas y las clasificara como Millerita. 

El segundo hallazgo se debe al Sr. Joaquím Folch i Girona, cuando en 1910, recorriendo el segundo nivel de la mina Eugenia, pudo observar en las paredes de la galería abundantes manchas verdes consecuencia de la alteración de minerales de níquel, al ser su padre copropietario de la mina, pudo realizar algunos trabajos mineros que le permitieron extraer un centenar de quilos de ejemplares de Millerita, algunos alcanzaban los 5 centímetros y se pueden contemplar hoy en día en su excepcional colección, así como en colecciones de museos y particulares en todo el mundo gracias a los intercambios que él mismo realizó. Este hallazgo fue el que nos ha permitido disponer de los mejores ejemplares de Jamborita, la Millerita no aparece con Baritina sino con carbonatos, especialmente Calcita, y no es extraño ver cristales parcial o totalmente substituidos por Jamborita. El último hallazgo de minerales de níquel documentado se realizó a mayor profundidad en los niveles tres y cuatro, abundaba la Siegenita, pero la Millerita era muy escasa apareciendo intercrecida con Calcopirita y con escasos ejemplares de Jamborita.



Jamborita sustituyendo parcialmente un cristal de Millerita de la Mina Eugenia de Bellmunt del Priorat en Tarragona, tamaño del cristal 2mm., colección y fotografía de Joan Abella i Creus.


La Jamborita suele presentarse como un producto resultante de la sustitución seudomorfa de la Millerita, en algunos casos una parte del fluido mineralizado migró más allá de los cristales de Millerita, aunque su desplazamiento es de pocos milímetros, fue suficiente para precipitar en forma de costra y/o película micrométrica, permitiendo cubrir algunos cristales de Siegenita, pero no debemos confundirnos, la Siegenita no fue afectada por ningún proceso de sustitución. En cristales de Millerita de poco diámetro la seudomorfización fue total, y podemos observar cristales en diversas fases del proceso hasta la substitución total, en algunos la Millerita ha quedado como relicto en el interior, mientras que en otros la Jamborita sólo aparece como fina substitución superficial micrométrica. Normalmente este proceso ha conservado la textura del mineral primitivo, como las características estriaciones verticales en sentido al eje c de la Millerita, aunque en algunos casos no ha sido así. Algunos cristales de Millerita solo han sido totalmente seudomorfizados en un extremo del cristal que no presentaba terminación, y algunos cristales de Millerita, que por movimientos microtectónicos se fracturaron en sentido perpendicular al eje C, ambos puntos de rotura fueron también totalmente seudormofizados, lo que induce a pensar que las superficies más irregulares facilitan este proceso mientras que en las superficies con mayor orden es mucho más lento.

El color de la Jamborita es verde aunque en diversos matices, predomina el color verde mayo intenso, según RAL 6017, que se da en los ejemplares de Jamborita cuya composición química corresponde exactamente a la actual admitida, también algunos ejemplares tienen una tonalidad más pálida, estos se corresponden con la Jamborita mas rica en cobalto, y finalmente en algunos ejemplares su color vira al amarillo o marrón, estos están en contacto con Calcopirita y posiblemente deban su color al hierro lixiviado de este sulfuro, aunque no se puede descartar la posibilidad, de momento no comprobada, que pudiera descubrirse Reevesita en alguno de ellos. La Jamborita suele ser opaca y translúcida en sección delgada, su brillo es vítreo de tipo céreo o córneo, y presenta plasticidad, es sectil, pienso que estas dos últimas propiedades nos pueden ser de mucha ayuda a la hora de clasificar los ejemplares de este yacimiento.



Jamborita sustituyendo parcialmente  Millerita de la Mina Eugenia de Bellmunt del Priorat en Tarragona,  fotografía SEM.

  
La Jamborita en este yacimiento se ha formado en una última etapa hidrotermal de baja temperatura, el azufre fue reemplazado por grupos hidroxilo, aunque la baja cristalinidad puesta de manifiesto en las diversas difracciones realizadas y que las sustituciones no han sido totales en la mayoría de ejemplares, sugiere que las condiciones óptimas de formación de la Jamborita se dieron en un periodo corto. No se observa Jamborita sustituyendo Polydymita. Hay cristales de Millerita sustituidos por Jamborita sobre de la cual podemos observar cristales calcita, combinación de prisma y romboedro “cabeza de Clavo”, también cristales de Yeso, cristales de hábito capilar de Aragonito y cristales de hábito romboédrico de Ankerita, también es de destacar algunos cristales de Millerita que al formarse la Siegenita quedaron atrapados en su interior sustituidos parcial o totalmente por Jamborita que confieren al conjunto un singular interés, debo significar que la parte de Millerita del interior de la Siegenita no está afectada por la sustitución seudomorfa. Aparte de los minerales indicados la Jamborita la encontramos asociada a la Siegenita, Galena, Dolomita, Anglesita y Caolinita. Pienso que muchos de los ejemplares procedentes de este yacimiento existentes en las colecciones de nuestro país deberán ser revisados y actualizados.

No hay comentarios: